Situacion

 En el corazón de la maragatería

Castrillo de los Polvazares, lugar donde está ubicado el Restaurante “Entrepiedras”, es el pueblo más representativo de la comarca maragata por su perfecto estado de conservación.

 

Castrillo de los Polvazares, lugar donde está ubicado el Restaurante “Entrepiedras”, es el pueblo más representativo de la comarca maragata por su perfecto estado de conservación. Al igual que otros pueblos de la maragatería, Castrillo tiene las casas construidas en piedra, pero a diferencia del resto, la calzada construida en piedra esta conservada en perfecto estado.

Casa Típica de Castrillo de los PolvazaresEste peculiar paraje adquiere un especial encanto al atardecer, cuando el sol se oculta tras los montes del Teleno, y tanto el cielo como todas sus construcciones de piedra, casas, calzadas, se tiñen de un rojo intenso.

En este lugar maragato, se descansa muy bien, y se come mejor, pero si antes o después de una estupenda comida el cuerpo pide actividad, también te ofrece la posibilidad de realizar excursiones a caballo y en motos quads, a lo largo del camino de Santiago, o simplemente dar un paseo ecuestre descubriendo los rincones ocultos de este maravilloso CASTRILLO DE LOS POLVAZARES.

 

Situación de Castrillo de los Polvazares en EspañaSituación de Castrillo de los Polvazares en La Maragatería
[Situación Geográfica de nuestra casa]

Castrillo de los Polvazares es una población de la provincia de León, Comunidad Autónoma deCastilla y León, España. Está cercana a Astorgay forma parte de la comarca de La Maragatería.

Arquitectura popular

El pueblo se conserva prácticamente en su estado original. Todas las casas están construidas en piedra, y las calles no están asfaltadas, sino empedradas. Desde 1980 está declarado por el Consejo de Ministros comoConjunto Histórico-Artístico de alto valor monumental.

Castrillo de los Polvazares, auténtico pueblo Maragato que conserva casi intacto el sabor de esta tierra.Castrillo de los Polvazares, auténtico pueblo Maragato que conserva casi intacto el sabor de esta tierra.
Según algunas fuentes, el nombre “Castrillo” procede de la cercanía de dos castros: el Castro de San Martino y el de Teso de la Mesa.

Historia

Los habitantes de Castrillo DE LOS POLVAZARES  fueron tradicionalmente arrieros maragatos. Estos comerciantes traficaban con vinos, pescados, y muchos otros bienes. Las casas, llamadas “casas arrieras”, están estructuradas en función de esa actividad, existiendo grandes puertas para el paso de carros, patios interiores que son el centro de organización de la casa, cuadras, y algunas grandes bodegas.
El pueblo originalmente se encontraba en una ubicación distinta. Fue destruido por unas riadas, y se reconstruyó en el siglo XVI en su emplazamiento actual.
Los arrieros maragatos gozaron de gran poder e influencia en la zona entre los siglos XVI yXIX. La comarca maragata está situada en un punto estratégico en las comunicaciones del interior de la península y Galicia. La propia Astorga está hoy situada en medio de la nacional VI. Los maragatos transportaban al interior salazones de pescado traídos de la costa gallega, y al volver a su tierra cargaban con embutidos y productos de secano. La decadencia de esta casta comenzó con la llegada del ferrocarril a Astorga en 1866.

Economía

La principal actividad económica del pueblo en la actualidad está basada en el turismo y en la artesanía. Sus principales reclamos turísticos son su arquitectura típica y su gastronomía (con el cocido maragato como estandarte). Los restaurantes más conocidos del pueblo están situados en casas maragatas rehabilitadas para ese menester.

Cultura

Castrillo de los Polvazares es la localización elegida por la escritora Concha Espina para ubicar su novela La Esfinge Maragata, en la que rebautiza al pueblo como “Valdecruces”. Otra personalidad relacionada con este pueblo es René Clair, cineasta francés, que vivió allí hasta su muerte en 1981.
En 2004 y 2006 se celebraron en Castrillo y Astorga las Jornadas Napoleónicas, en recuerdo de la Guerra de la Independencia Española. En estas jornadas, los ejércitos francés y español desfilan por Astorga, los generales arengan a sus tropas, y se recrea el ataque y sitio de la ciudad de 1810. En un primer momento los españoles capitulan. Más tarde, la batalla se desplaza a Castrillo de los Polvazares. Allí, en la primera batalla, el corregidor y el cura son capturados por las tropas napoleónicas mientras toman el pueblo. Al caer la noche, en la segunda batalla, los españoles contraatacan, rescatan al corregidor y liberan la villa. Esta batalla da pie a la posterior reconquista de Astorga.